Ir al contenido principal

La ruta de los coyotes que se inició en La Habana.

Hasta el 12 de noviembre pasado, cuando Costa Rica desarticuló una banda de coyotaje que operaba en su territorio; los cubanos viajaban con normalidad de La Habana a Ecuador, país que en ese momento les otorgaba visa de ingreso.

Luego cruzaban irregularmente con ayuda de traficantes de persona por Colombia, pasaban por territorio centroamericano y el de México casi a vista y paciencia de las autoridades.


Llegaban a Panamá y las autoridades les brindaba facilidades para viajas a la frontera con Costa Rica. Este país a su vez los recibía en la frontera con Panamá, dándoles un citatorio a las oficinas centrales de migración en San José, la capital, para der deportados, sanción que nunca cumplían y seguían su ruta a Nicaragua con ayuda de coyotes.


Cruzaban de modo ilegal la frontera de Nicaragua, algunos seguían su ruta siempre con ayuda de coyotes a Honduras y otros se entregaban a las autoridades nicaragüenses fronterizas, quienes les cobraban un visado de 80 dólares que les permitía viajar a la frontera hondureña.

Y así sucesivamente cruzaron los por Costa Rica:
50 en 2012;
2,500 en 2013; 
5,600 en 2014 
y unos 13 mil hasta el 12 de noviembre, cuando quedaron a la deriva por el arresto de la banda de coyotaje y posterior cierre de la frontera nicaragüense para cubanos que agravó un problema regional.

Queda una pregunta flotando en el ambiente. Quienes organizaron todo ese complejo entramado que comenzaba en La Habana y terminaba en los puestos fronterizos de Estados Unidos con México.

La banda capturada en Costa Rica, con toda seguridad, tendrá mucho que explicar a las autoridades de ese país. Quizás podamos conocer algo de esa historia cuando la presenten ante los tribunales. Es cuestión de mantenerse al tanto...


Comentarios

Entradas populares de este blog

Unos 60 peregrinos cubanos viajan a Roma para asistir a investidura de Mons.Juan Garcia como Cardenal

Apuntes para despedir al "reformista" Raúl Castro

Como a diferencia de la Historia la Biología no perdona, anticipo para los lectores interesados estas páginas que pueden ser de interés a la hora de escribir un obituario.

Ellas ilustran los rasgos "reformistas" del general Raúl Castro durante su década oficial como Presidente del Consejo de Estado y la veintena de meses de contra que le proporcionó la salida del cargo del hermano Fidel, por razones también biológicas.


Aclaro que no estoy presagiando muerte alguna, pero próximo a cumplir 89 junios este 2020, todo puede ser y siempre es bueno ser precavido en estos menesteres. Además, considero que la lectura de estas páginas, que forman parte de mi libro "Fidel y Raúl: Delirios y Fantasías", publicado por la Editora Hispano Cubana, Madrid, 2013,  será siempre un referente interesante para aquellos que se iluminaron con el reformista que estrenaba una nueva era en Cuba. Hasta aquí la introducción.

Una pregunta de Fin de Año