Ir al contenido principal

Es el mulato un euroafrocubano ?





Esa manía de algunos/as de etiquetear a las personas cargándolas de adjetivos relacionados con su orígen étnico o raza, siempre me ha parecido lo más racista del mundo, y también la vulgarización de ese componente añadido de lo "políticamente correcto", con el que algunos esconden su hipocresía social.
 


 No quiero dedicarle muchas palabras al tema así es que me interrogo y lo hago también a mis amigos con ese calificativo instalado en Cuba, con raíces foráneas: afroacubano, afr
odescendiente, para referirnos a una persona de la raza negra. 

Si aplicamos esa lógica -para mi divisiva, no diversa-, ?cómo calificar a los "blancos"? . Que tal si comenzamos llamándolos "eurocubanos", si provienen de Europa, o "sinocubanos", si proceden de Asia, si acaso alguno de nuestro compatriotas comparte todavía rasgos y genes nativos, ?le llamariamos "sibocubanos," "tainocubanos" o "guanatacubanos"?


Qué hacemos con los mulatos y mulatas? Acaso para ser políticamente correctos los calificaríamos como euroafrocubanos?
 
Muy complicado, verdad?

Por lo menos yo, aunque soy muy poco dado a citar frases martianas -que ya bastante citado ha sido en todo sentido-, me quedo esta vez con esa definición muy de José Martí: "dígase hombre y se han dicho todas las razas".
Ah, y para no alarmar a las feministas igual dígase mujer con idéntico resultado.

 Mejor dejemos a un lado esa transculturación conceptual que es propia de otros lares.


Mejor nos quedamos con nuestros decires, que son nuestros.

Quizás los que se creen muy progres empleando términos importados, están culturalmente colonizados y ni siquiera lo saben, por eso suenan falsos.

















 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Unos 60 peregrinos cubanos viajan a Roma para asistir a investidura de Mons.Juan Garcia como Cardenal

Apuntes para despedir al "reformista" Raúl Castro

Como a diferencia de la Historia la Biología no perdona, anticipo para los lectores interesados estas páginas que pueden ser de interés a la hora de escribir un obituario.

Ellas ilustran los rasgos "reformistas" del general Raúl Castro durante su década oficial como Presidente del Consejo de Estado y la veintena de meses de contra que le proporcionó la salida del cargo del hermano Fidel, por razones también biológicas.


Aclaro que no estoy presagiando muerte alguna, pero próximo a cumplir 89 junios este 2020, todo puede ser y siempre es bueno ser precavido en estos menesteres. Además, considero que la lectura de estas páginas, que forman parte de mi libro "Fidel y Raúl: Delirios y Fantasías", publicado por la Editora Hispano Cubana, Madrid, 2013,  será siempre un referente interesante para aquellos que se iluminaron con el reformista que estrenaba una nueva era en Cuba. Hasta aquí la introducción.

Una pregunta de Fin de Año