Ir al contenido principal

¿A qué la teme Díaz-Canel?



Miguel Díaz- Canel tiene miedo. Por eso, sus funcionarios y el gobierno que administra, están echando el freno a las tímidas medidas de apertura que se habían implementado en el país. 

El régimen comunista cubano está dando muestras de temor. Eso es lo que puede interpretarse de las señales que llegan desde la cúpula del poder en las últimas semanas.

En estricta justicia la responsabilidad no es quizás de Díaz-Canel, sino de la cúpula comunista que manda en el país por mandato constitucional… y gracias al entramado represivo tejido en los últimos 60 años en la sociedad cubana.

Díaz-Canel es por ahora la cabeza visible del régimen. Su administrador, por mandato de la cúpula. En pocos días sabremos cómo queda definido ese nuevo gobierno, con nuevos y pomposos títulos, pero “por ahora” todo el miedo es suyo.

La responsabilidad por la represión desatada para silenciar a los periodistas independientes es suya.

Las medidas aprobadas para controlar aún más el acceso independiente a internet y las redes sociales es suya. 

Contrario a lo que pregona, Díaz-Canel es culpable del desmantelamiento de la red comunitaria Snet, a la que le puso el yugo de los llamados Joven Club.

También es responsable de las declaraciones de sus ministros, que desentierran la intolerancia clásica de viejos tiempos. Su silencio es cómplice de la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez quien aseguró a través de un tuit que los cubanos que viven fuera de la Isla no tienen derecho a criticar al gobierno.
 
Díaz- Canel también responde por las afirmaciones de Martha del Carmen Mesa, viceministra de Educación, quien recordó en días pasados que en Cuba “la universidad es para los revolucionarios”. En realidad nada nuevo bajo el sol del castrismo porque el mismo Díaz-Canel lo había dicho cuando inauguró en la Universidad de La Habana el curso 2009-2010, repitiendo la frase acuñada por Fidel Castro: “La Universidad es para los revolucionarios”.


Díaz-Canel le tiene miedo a los 140 caracteres de Twitter. Ve con preocupación como cientos de cubanos se expresan sin temor en las redes y cuestionan su mandato.




Son muchos los eslabones atados a la cadena de miedo de Díaz-Canel. Imposible de enumerar en el espacio de este comentario.

El más reciente ha sido la suspensión para crear nuevas cooperativas no agropecuarias (CNA).La medida, publicada en la Gaceta Oficial y que entrará en vigor en noviembre, fue dada a conocer por Yovana Vega, funcionaria del Partido Comunista de Cuba y miembro de la Comisión de Implementación de los Lineamientos.

Vega justificó la medida argumentando que se deben eliminar “desviaciones”, entre las que citó la corrupción, apropiación indebida de recursos e ingresos y “concertación entre cooperativas y entidades estatales para cometer ilegalidades, sobre todo en el sector de la construcción”.


Miguel Díaz-Canel tiene miedo y quiere regresar a un pasado más intolerante, menos abierto, con mayor control del Estado y de su aparato. El suyo no es un miedo personal. Es un miedo compartido en la octogenaria cúpula del PCC.

Comentarios

  1. Muy buneo el análisis Pablo, estamos de acuerdo, aunque las decisiones puedan venir de arriba el es la cara visible y es su responsabilidad. pero, por sobre todo, porque está sin duda alguna al mando, por la lealtad que ha mostrado en años, y sus declaraciones bien claras exponiendo lo que en estos días ha repetido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuba compró a EE.UU alimentos por $208 millones de enero a julio de 2019

¿Qué se esconde tras el cuento de la crisis energética en Cuba?

Unos 60 peregrinos cubanos viajan a Roma para asistir a investidura de Mons.Juan Garcia como Cardenal